Entrevista a Isabel Fernández, consultora y formadora en patrimonio y turismo sostenible y autora del libro electrónico «Ecoturismo»

Si estás leyendo esta entrada es posible que términos como ecoturismo, turismo rural o sostenibilidad te susciten algún tipo de interés, bien porque decides pasar tus días de ocio en alojamientos situados en el medio natural, eres amante del turismo activo o te gustaría salir de lo cotidiano y desconectar por unos días del cemento y el ruido.

Cada vez que realizamos alguna de estas actividades entran en juego los términos ya mencionados y nos gusta sentir la sensación de ser todo un ecoturista y aportar nuestro grano de arena a la sostenibilidad del lugar que visitamos. Pero, ¿Sabemos con exactitud si por el simple hecho de pasar el día en el bosque ya somos ecoturistas? ¿Somos sostenibles si pernoctamos en una casa rural en medio de la montaña?

Recorrer un bosque puede ser considerado ecoturismo

Para aclararlo y delimitar el significado de estas palabras tan populares entre los amantes de la naturaleza contamos con el nuevo libro digital de Isabel Fernández «ecoturismo», que llega de la mano de la editorial IDEASPROPIAS (Puedes adquirirlo a través de este enlace). En él se sientan las bases de este tipo de turismo y todos los conceptos que lo rodean, dejando claro al lector en qué consiste cada uno, cuando se aplican y la fuerte interrelación que existe entre ellos (hecho que muchas veces nos lleva a confundirnos).

Portada de «Ecoturismo» de la mano de editorial IDEASPROPIAS. Pincha en la imagen para adquirirlo.

La autora, Isabel Fernández cuenta con 20 años de experiencia como consultora y formadora en patrimonio y turismo sostenible. Esta unió fuerzas la editorial y fruto de esa colaboración tenemos por fin esta obra que arroja luz sobre este tipo de turismo que para nosotros constituye la razón de nuestra existencia.

Es por ello que nos suscita un gran interés y da valor a la labor que llevamos a cabo cada día desde Ecotur y este nuevo espacio Ecoagrotours. Por suerte hemos tenido el placer de poder charlar con la Isabel, quien amablemente ha accedido a responder una pequeña entrevista que le hemos planteado y que compartimos en los siguientes párrafos. De ella salen datos y reflexiones de gran interés y que aportan mucho al mundo del ecoturismo.

ECOAGROTOURS: Buenos días Isabel,
en primer lugar trasladarte nuestro agradecimiento por acceder a realizar una pequeña entrevista con Ecotur.es – Ecoagrotours y compartir con nosotros tu visión sobre el ecoturismo. También darte la enhorabuena por el lanzamiento de este e-book que tanto nos concierne y tanto aporta a este tipo de turismo.

ISABEL FERNÁNDEZ: Hola,  Gracias a Ecotur.es/Ecoagratours y a ti en especial, por haberme planteado la oportunidad de charlar (aunque sea de manera escrita) con vosotros y poder intercambiar algunas reflexiones sobre mi visión del ecoturismo al hilo de mi publicación con Ideas Propias Editorial.


EC:
Cuando hablamos de Ecoturismo hablamos de un término que para muchos abarca mucho más de lo que realmente es y, en numerosas ocasiones viene mezclado de forma errónea o poco clara con la sostenibilidad. Hemos tenido el placer de leer una muestra de tu ebook y ver cómo de forma concisa aclaras estos conceptos (y muchos mas) y das su lugar a cada uno. Está claro que aunque tienen una relación muy estrecha presentan características propias.  

Isabel Fernández, autora de «ecoturismo»

I.F.: Gracias por vuestras palabras, me alegra especialmente viniendo de profesionales del sector. 

Por supuesto y como indicas, no todo a lo que se le pone la etiqueta de ecoturismo lo es (al igual que no todo a lo que se llama sostenible cumple sus principios). El hecho de que una actividad tenga lugar en la naturaleza no implica que sea realmente ecoturismo. Para mí el ecoturismo conlleva una motivación específica por la conservación del espacio y por su conocimiento, incluyendo una actitud de cuidado no solo hacia la naturaleza, sino también hacia la comunidad local y el legado patrimonial.

Al hilo de esto me gustaría remarcar que el turismo sostenible no solo se puede (y se debe) aplicar en espacios naturales, sino también en cualquier entorno, incluso por supuesto en el urbano.


EC: Por otro lado, sabemos de ti que eres consultora y formadora entre otros temas en patrimonio y turismo sostenible. ¿Nos podrías contar algo más sobre ello? ¿Cómo comenzaste en este mundo? ¿Fue algo que tuvo que ver con la vocación, pasión o algo que fue surgiendo después de analizar el mercado turístico y haber tenido experiencia en otros campos?

I.F.: Yo siempre digo que para mí todo lo que tiene que ver con la Educación Ambiental y la Sostenibilidad (aplicada a diversos campos) es una forma de ser y de estar en el mundo. Con esto lo que quiero decir es que no creo que puedas trabajar en pro de la sostenibilidad en tu jornada de 8 horas y luego puedas desconectarte de ello. Considero que es una mirada, una intención que pones en todo lo que haces.  

En mi caso llevo muchos años ligada a la Interpretación del Patrimonio (herramienta clave también en el Ecoturismo) especialmente en su desarrollo en los espacios naturales protegidos, aunque no es el único. Empecé hace muchos años como guía intérprete y ahora soy profesora y tutora, entre otras acciones formativas, de los cursos del Organismo Autónomo de Parques Nacionales para formar a esos guías en los Parques Nacionales en todo el estado español. Siempre he estado muy ligada a uso público y al turismo sostenible, por lo que para mí ha sido algo bastante natural en ese sentido.

A mí me encanta mi trabajo, creo que soy una privilegiada por poder dedicarme a algo que realmente me apasiona. Los proyectos que desarrollo, tanto a nivel nacional como internacional, me permiten conocer lugares, personas, equipos, procesos y metodologías que me nutren y me aportan distintas visiones no solo en lo profesional, sino también en lo personal.

EC: En cuanto al libro, se trata sin duda de una obra que arroja luz sobre la definición en si misma del ecoturismo, aquello que lo rodea y su terminología. ¿Es posible que hayas observado que existía un desconocimiento sobre estos conceptos de forma generalizada y ello te inspirara para escribirlo? ¿Cuál fue el punto de partida para abordar este tema y sentar sus bases?

Inmersión en la naturaleza

I.F.: En este caso la idea inicial no partió de mí. Desde Ideas Propias Editorial María Costas me contactó a través de Linkedin porque estaban buscando a algún profesional que pudiera desarrollar los contenidos de uno de los itinerarios formativos que saca el Ministerio de Empleo, en este caso sobre Ecoturismo, dentro del Plan del Formación para personas trabajadoras ocupadas. 

El proceso de realización fue excelente, por el cuidado que tanto Eva Freijeiro como diseñadora instruccional, como Adrián en el diseño gráfico pusieron en su trabajo y que se ve reflejado en la publicación, “dando brillo” a los contenidos. Además, me llamó la atención gratamente que trabajan con criterios de inclusión, tanto desde el punto de vista de la diversidad funcional, como del uso de un lenguaje no discriminatorio, algo que yo incorporo desde hace muchos años en mis proyectos.

Una vez elaborados los contenidos, tanto por las buenas críticas del profesorado que imparte el curso con estos materiales didácticos como base, así como del alumnado, y por la decisión estratégica de la editorial de convertirla en una publicación se ha llegado a este punto. Para mí la experiencia ha sido muy gratificante y estoy un poco abrumada incluso por la repercusión que está teniendo.

A pesar de que, por supuesto hay varias publicaciones, entidades y canales de difusión muy interesantes en el mercado sobre ecoturismo, quizá lo que puede aportar esta obra es que se aborda el tema con un enfoque bastante didáctico, que ayuda a que pueda ser accesible para diversos públicos, incluso para personas que quieran acercarse a la temática o asentar las bases. 


EC: Como análisis final ¿Cómo ves la nueva tendencia «ecoturística» potenciada por la crisis sanitaria, la saturación de destinos de naturaleza y la necesaria conservación de esos recursos? ¿Está respondiendo a la problemática de la «España vaciada», el abandono rural, la producción agroecológica y la soberanía alimentaria?

I.F.: La pandemia de la COVID-19 ha traído, como ya sabemos, mucho dolor e incluso muerte. Con el confinamiento muchas personas se dieron cuenta, sobre todo aquellas que no lo tenían tan presente, que el contacto con la naturaleza es algo inherente al ser humano, tanto como el contacto con otros seres humanos. 

Pueblo de la España vaciada

Dentro de este marco también hemos podido encontrar cosas buenas; entre ellas, como bien comentas, el hecho de que se potencie el ecoturismo y de que las personas busquen actividades en la naturaleza en sus viajes, muchas veces volcadas hacia destinos nacionales por causa de las restricciones a la hora de viajar. Es verdad que esto ha llevado a que algunos espacios se vean saturados, siendo objeto a veces de grandes impactos y disminuyendo la calidad de la visita al perder esas características asociadas de tranquilidad, desconexión, silencio, etc. Leía hace poco un artículo de la problemática de la sobre frecuentación en los Parques Nacionales de EEUU, y una de las medidas a las que habían recurrido eran “turnos de ingreso cronometrados”, es decir una especie de “desconexión cronometrada”; es verdad que se trata un problema complejo en el que no es fácil encontrar la mejor solución, ya que debe abordarse desde varios frentes para ser capaces de preservar el espacio, y al mismo tiempo permitir el acceso y disfrute de manera justa y democrática a los visitantes. 

También podemos verlo como una oportunidad para, a través de experiencias ecoturísticas significativas y de calidad, llegar a nuevos públicos que se “enganchen” al ecoturismo y a sus valores, incorporándolos de manera transversal a otros aspectos de la vida. Sobre la segunda parte de tu pregunta. Como casi todos los problemas con una base social tienen varias causas, y normalmente una sola medida no ayuda a su resolución. La “España vaciada”, el abandono rural, la producción agroecológica y la soberanía alimentaria tienen mucho que ver con cómo nos relacionamos con la naturaleza y con el rechazo absurdo a la idea de la ecodependencia. Todas las personas necesitamos de la naturaleza para vivir, pero también formamos parte de esta. Sin pretender dar aquí en unas breves líneas una solución mágica, sí creo que pasa por incluir una educación ecosocial en el sistema educativo, pero también en otros ámbitos más informales. Creo que el ecoturismo debe formar parte de ello, haciendo hincapié en que la sostenibilidad no solo tiene una vertiente ambiental, que por supuesto, sino también social, económica y política. Fomentar que existan salidas profesionales dignas en el rural también incluye al sector ecoturístico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: